Biografía

Kant nace el 22 de abril de 1724 en Konisberg, Prusia, lugar donde transcurrió su vida entera. Fue el cuarto hijo de nueve hermanos. Su familia seguía fielmente los lineamientos de la rama Pietista de la iglesia Luterana. A los ocho años ingresa en la escuela Pietista donde se enseñaba latín. Es probable que luego de ocho años fueran estos estudios los que despertaran en Kant una inclinación permanente hacia lo clásico. Particularmente por el poeta naturalista Lucrecio.

En 1740 ingresa a la universidad de Konisberg como estudiante de teología, aunque más de una vez se sintió fuertemente inclinado al estudio de la matemática y la física. Un poco más tarde logra graduarse y toma el puesto de catedrático, el cual desempeña a lo largo de quince años, enseñando matemáticas y física, impartiendo luego diversas materias. tuvo y disfrutó de gran éxito como disertante. Poseía un estilo lleno de humor, era vivaz y enriquecía sus cátedras con múltiples ejemplos provenientes de la literatura francesa e inglesa. La salud severamente deteriorada lo lleva a la muerte el 12 de febrero de 1804.”

Teoría política de Inmanuel Kant


Además, de los escritores políticos de la antigüedad Kant recibe la influencia de Montesquieu y de Rousseau. De Montesquieu, toma la idea de la separación y el equilibrio de los tres poderes. Kant es un Republicano, de Rosseau las consideraciones sobre un contrato social.

Para entender la teoría política de este gran pensador es necesario, comprender las posiciones que plantea en su obra “La Paz Perpetua, donde aboga por el establecimiento de una federación mundial de estados republicanos.

Para estudiar el pensamiento político de Kant, estudiaremos lo que son Las bases previas y las bases definitivas necesarias para alcanzar la paz perpetua entre los estados.

BASES PREVIAS

1) No debe considerarse válido un tratado de paz al que se haya arribado con reservas mentales, sobre algunos objetivos, capaces de crear guerras en el futuro.

La reserva mental consiste en callar por el momento ciertas pretensiones que ambos estados omiten, con la perversa intención de aprovechar más adelante la primera oportunidad para renovarlas.

2) Ningún Estado independiente puede pasar a formar parte de otro Estado a través de Trueque, compra donación o herencia.

Incorporarse a otro Estado sería como anular su vida como Estado soberano. Es una forma de actuar, contraria a la idea del contrato de origen, sin la cual no puede concebirse ningún derecho sobre el pueblo.

3) Los ejércitos permanentes deben desaparecer permanentemente.

Los ejércitos permanentes son una constante amenaza para los demás Estados porque siempre están listos para la guerra.

4) El Estado no debe contraer deudas que tiendan a mantener su política exterior.

El crédito entre Estados no es algo malo, pero de este pueden surgir potencias financieras que quieran garantizar el pago de una deuda a través de una acción bélica lo que sí es malo.

5) Ningún Estado debe inmiscuirse por la fuerza, en la constitución o el gobierno de otro Estado.

Que un Estado se interponga en una acción interna de un Estado representaría un escándalo capaz de poner en peligro para la autonomía de los demás Estados.


BASES DEFINITIVAS

1) En todo Estado la constitución política debe ser Republicana.

Se considerará republicana una constitución cuyas bases sean las siguientes:

· Principio de la libertad de los componentes de una sociedad, como hombres.

· Principio de la dependencia de todos de una legislación común.

· Principio de la igualdad de todos como ciudadanos.

En la constitución republicana se necesita el consentimiento del pueblo, en la toma de decisiones, como lo es una declaración de guerra. Lo que representa algo lógico dado que son estos los que han de sufrir las consecuencias.

Las formas de gobierno sólo tienen dos formas, republicana y despótica. La primera es la base del principio de separación de poderes, y la segunda es la dirección del estado por la voluntad particular del regente.

Kant dice que la vía representativa es la única forma de que un gobierno podría desarrollarse un estado republicano.

2) El Derecho de gentes debe basarse en una Federación de Estados independientes.

Los pueblos, en tanto Estados, pueden considerarse como individuos en estado natural, es decir, independientes de toda ley exterior, cuya vida en compañía es ya un perjuicio para todos y cada uno.

Todo Estado puede y deberá, consolidar su seguridad propia, requiriendo a los demás que formen parte con él una especie de constitución política, que garantice el derecho de cada uno.

La paz no puede afianzarse ni asegurar, dice Kant, si no es por medio de un mutuo acuerdo entre los pueblos, de donde surgiría una federación de índole especial que podría llamarse federación de paz, y que tendría a su cargo eliminar toda hostilidad bélica. La federación tiene como fin sólo conservar y asegurar la libertad de un Estado en sí mismos y la de los demás Estados federados sin que estos deban someterse a una coacción legal.

3) el derecho de la ciudadanía mundial debe limitarse a las condiciones de una hospitalidad universal.

Hospitalidad quiere decir el derecho de un extranjero a no recibir tratamiento hostil por la simple razón de haber llegado al país de otro. El derecho a presentarse en otra sociedad.

La idea de un derecho de ciudadanía mundial no es una fantasía jurídica, sino un necesario complemento del Código no escrito del derecho político y de gentes, y redunda en beneficio de la paz perpetua.