Imagina que eres una nota de papel, y en tu interior llevas escrito algo muy importante. Algo que no puede leer cualquiera, solo esas personas a las que tienes que ser entregado. Solo te muestras a unas pocas personas: por temor a que se enteren de ese secreto. Eres un papel insignificante, de cuadritos, con las esquinas rotas y mal cortado. Pero albergas algo en tu interior. Vas pasando de mano en mano, y siempre crees estar en las definitivas. Pero en el \’faltimo momento, vuelves a cambiar. Y as\’ed hasta que ya no recuerdas qui\’e9n te escribi\’f3 aquello que llevas dentro, y est\’e1 tan gastado que apenas se puede leer.

Todo se ha vuelto en un borr\’f3n homog\’e9neo, donde no hallas nada de lo que llevabas escrito. Y no puedes preguntarle a nadie que te ley\’f3: eres un papel, no sabes hablar. Entonces te encuentras perdido, ya no sabes para lo que sirves y lo que quieres, y no albergas esperanzas de hallarlo. Seguramente haya alguna forma de poder averiguarlo. Pero te das por vencido y sigues dando vueltas sin sentido: esta vez consciente de que ya no queda nada claro en tu interior.

Si creiste k esto lo escribi yo Fao! jeje
Esto fue sacado del blog …eterna(mente) hablando