Miercoles de Oto~o 2005, al otro dia no se trabajaba por que habia una huelga pautada, eramos 4 santi, pedro, juan , maynel y yo, mientras jugabamos Romino ( Ron con Domino ), mientras que el seven up y brugal se acababan y las cervezas desvanecieron, decidimos ir a Drinks to Go, para ir a comprar la bebida de ma~ana y del fin de semana, ya que estabamos “moca” por que no sabia si se extendiria.

Busque el carro y nos montamos, directo para la busqueda del alcohol de reserva. Llegamos y compramos los respectivos litros de whisky, ron y vodka para la reserva del fin de semana y/o de la huelga, la cuenta hizo 2,000 de a 500 pesos c/u. Pagamos y nos fuimos.

Me detuve a saludar a alguien, unos que otros minutos, y nos fuimos.

Churchill con 27, me dice Santi, “Dale Pa’ La Bolita” pa llevar a Juan que no ha ido, entiendase Juan un prospecto de 29 a~os, todavia debe materias en la universidad, y por asi decirlo podriamos decir que el es terco, palomo, pariguayo, pendejo, timido y a veces manganzon, el nunca ha tenido novia, ni mucho menos ha besado a alguien.

La llegada:

En la primera parada, ni siquiera nos paramos solamente di cambio de luz, y eran totalmente gay.

Doblo en la derecha, por donde esta Inposdom, y nos paramos, mientras a alante un cliente se llevaba su morena, nosotros haciamos la fila para entrar en negociacion y ver que trabajo se le podia hacer a Juan rapidamente.

Tamos en Mamolandia le dijo Pedro a la morena de falda corta, que crees que puedas a hacer con este Especimen? comentaba el.

Ella entro la cabeza y vio a Juan con cara, de ni~ito sin malicias, y nos dijo buehhh… creo que no puedo hacer muy poco o nada, y alzo la mano para tocarle el pene, el como que se molesto, y al parecer estaba bien quillados con nosotros.

Doble la izquierda para cojer la independencia y despues doblar en la churchill para acabar la noche y seguir la mano de romino que habiamos dejado por mitad.

Subiendo la churchill casi llegando a Bakkus, Juan sufre un desmayo, y nosotros asustados por que no sabiamos lo que le pasaba, no hablaba, no respondia, no hacia nada, Juan se habia desmayado, nos paramos en un provocon, le echamos agua lo desmontamos y lo acostamos en el suelo, le quitamos los zapatos y le levantamos la pierna hacia arriba, compramos una menta y agua, y Juan no respondia a nada, estaba parplejico, en shock, o le habia bajado la azucar.

Pasado los 10 minutos, se despierta, y se para, y nos dice que al parecer las cervezas le habian caido mal y se le habian subido a la cabeza, y estaba medio borracho.

Esa noche fue la mas contenta y tambien la mas escalofriante casi pasabamos un susto pendejo por Juan.