Generalmente, cuando vamos a un sitio un restaurant, un food shop etc, siempre nos damos cuenta de que es muy deficiente, o de que la persona que nos atiende, desahoga sus problemas en frente a nosotros, con un gesto o una mala cara. Pero ayer fue diferente, cuando estaba en el car wash de la bomba shell de la 27, que de por cierto es donde mejor lo lavan, fui page y page en caja por mi lavado, el clasico escogi, en eso la que me atendio me pregunto que cuanto costaba sacar una tarjeta banreservas y yo le dije que era gratuita al igual que las prepago Leon.

Me le pasan la aspiradora, me lo limpian por dentro y un sin numero de cosas, entro a la maquina y de ahi al secado, ya al final cuando el joven que seca el carro, percato que mi carro tenia unos cuantos rayados en la pintura, el busco un esmeril, que habia comprado, y empezo a quitarle todas las marcas que habian dejado un pasado choque, pero bien yo estaba sentado y no me habia fijado lo que el hacia, y cuando lo vi sentado en el mofle con el paño, me sorprendio, que hasta le dije que no me lo esperaba, ya que tenia un buen tiempo esas marcas ahi y nunca habia tenido el tiempo necesario para poder arreglarle todas esas manchas.

Bueno, quede tan sorprendido por el buen servicio que me dieron que al final le di 50 pesos y otra vez le dije: “Oye me sorprendiste, gracias men”, y fue entonces cuando pense en esta frase, “Un buen servicio, tiene siempre una buena propina.” Ahora mi carro esta scratch – free. Nunca habia dado una propina tal alta, pero lo valio..