Esta madrugada, siete cobardes delincuentes ingresaron al nuevo Estadio de Independiente, y arrojaron pintura celeste y blanca (casualmente, los colores de Racing) sobre un sector de las renovadas plateas y tribunas, en un acto repudiable, triste, lamentable, patético y bochornoso.

pintura_estadio_independiente

Via damepelota.com

imagen: canchallena.com)