En la República Argentina hasta hoy sólo existe una Capilla erigida un honor a San Expedito, el Patrono de las Causas Urgentes. La cual está ubicada en la Provincia de San Juan, en un pequeño pueblo llamado Bermejo, que está situado muy cerca de donde apareció la Difunta Correa. Este pueblo de no más de un centenar de habitantes ha crecido enormemente desde que se supo la existencia de la Capilla a San Expedito. Cada año acuden a la misma más de 20.000 personas, el 19 de abril, para celebrar su fiesta.

La localidad Bermejo se encuentra a 100 kilómetros por la Ruta Nacional N° 20 hacia el este de la capital de San Juan. Ese lugar comenzó a ser conocido por ser el epicentro del terremoto de 1977, sitio donde se encuentra la capilla que aloja la imagen del Santo de las causas justas y de urgente solución. Su capilla es muy humilde, de paredes blancas, mosaicos y techo de madera a dos aguas. Los bancos eran cubiertos con almohadones de diferentes géneros, color y formas.

Luego de atravesar el desierto Sanjuanino, es muy emotivo llegar a la capilla, dado que es una zona muy seca, con grandes vientos, poca vegetación y mucho sol. La imagen de San Expedito llegó a San Juan hace unos 30 años, cuando unas personas que iban de Buenos Aires la llevaron a Bermejo, para ayudar a Doña Petronila Mercado de Lucero, que tenía grandes problemas con su marido.

Según cuenta la tradición, San Expedito ayudó al marido de Doña Petronila a superar su adicción al alcohol, con la cual en el lugar se despertó una fe muy profunda por el Santo Mártir.

Así la casa de Doña Petronila se convirtió en la primera capilla de San Expedito, pero tanto fue creciendo la devoción en Bermejo que en 1996, la comunidad del pueblo, comenzó a construir una capilla antisísmica para proteger a la
imagen.

Via sanexpedito.net