Estoy diciendo que nosotros nos tenemos que hacer cargo de lo que nos toca: defender nuestras ideas. El problema, según creo, es que nos enfocamos mal. Tratamos que el otro se interese de la misma manera que nosotros. ERROR. Cada cual tiene su vida. La tarea es pedagógica en el sentido más profundo que podamos imaginar. Pero requiere mucha empatía para encontrar la ocasión de persuadir una mirada hacia la verdadera realidad que cada uno vive en su día a día, Esas experiencias son, según creo, las que tenemos que ser capaces de multiplicar.

No lo olvidemos: “Conversar en vez de confrontar porque: multiplicar es la tarea.”

Via La Pipi de Caseros