La ironía de la religión es que debido a su poder para desviar al hombre a cursos destructivos, el mundo podría realmente llegar a su fin. El hecho es, la religión debe morir por la humanidad pueda vivir. Se está haciendo muy tarde para tener que ver que las decisiones clave son planteadas por gente religiosa, por irracionalistas, por aquellos que dirigen los gobiernos, no con una brújula, sino por el equivalente de la lectura de las entrañas de un pollo.


La fe significa hacer del no pensar, una virtud. No es nada que presumir. Y los que predican la fe, y permiten elevarlo son dueños de esclavos intelectuales, mantienen a la humanidad en una esclavitud de fantasía y tonterías que ha generado y justificado locura y tanta destrucción.

La religión es peligrosa porque permite a los seres humanos que no tienen todas las respuestas a pensar que lo hacen. Mucha gente puede pensar que es maravilloso cuando alguien dice: “Yo estoy dispuesto, Señor! Voy a hacer lo que quieres que haga!” Sólo que no hay dioses en realidad hablando con nosotros, ese vacío es llenado por personas con sus corrupciones y limitaciones, y agendas. Y si alguien te dice que sabe, ellos sólo saben lo que pasa cuando te mueres, te prometo, no. ¿Cómo puedo estar tan seguro? Porque yo no lo sé, y vos no posees facultades mentales que yo no tenga.

La única actitud adecuada que el hombre tiene que tener sobre las grandes preguntas no es la certeza arrogante el cual es el sello distintivo de la religión, es la duda. La duda es humilde, y eso es lo que el hombre debe ser, teniendo en cuenta que la historia humana es sólo una letanía de conseguir mierda totalmente equivocada. Por eso la gente racional, anti-religiosos, deben poner fin a su timidez y salir del armario y de afirmarse. Y aquellos que se consideran sólo moderadamente religiosos realmente necesitamos mirarnos en el espejo y darnos cuenta de que el consuelo y la comodidad que la religión trae que realmente tiene un precio terrible.

Si perteneces a un partido político o un club social que esta como mucho atado a la intolerancia, la misoginia, la homofobia, la violencia, y por pura ignorancia como la religión es, renuncia en protesta. Hacer lo contrario es ser un facilitador, la mujer de un mafiaso, a los demonios de verdad del extremismo que extraen su legitimidad de los miles de millones de sus compañeros de viaje. Si el mundo llega a su fin aquí, o donde sea, o si cojeas hacia el futuro, diezmada por los efectos del terrorismo nuclear, religión de inspiración, vamos a recordar lo que el verdadero problema fue que aprendimos a precipitar la muerte en masa antes de que llegáramos pasado por el trastorno neurológico de desear por ello. Eso es todo. Crece o muere.

Bill Maher (Religulous)

Les recomiendo que vean el Documental Religulous,  es muy bueno!

La foto es una pintura del artista aleman  Johann Friedrich Overbeck y la obra se llama El Triunfo de la Religion