Los haitianos sin papeles o ilegales constituyen una amenaza para familias y negocios de la República Dominicana. Eso creen y nos aseguran ciertos señores que aprovechan la creciente presencia de haitianos en nuestro país para criticar la “excesiva generosidad “ del gobierno y pueblo dominicanos con Haití luego del terremoto del 12 de enero.

Sin duda que hubiesen preferido una actitud indiferente e indolente de los dominicanos hacia el dolor y desamparo haitiano, pues durante años han puesto empeño en inculcar en nuestro pueblo sentimientos de desconfianza, desprecio e inhumanidad hacia los haitianos en general, en especial hacia aquellos que realizan en nuestro país labores agrícolas o en la construcción.

La tragedia de enero trastornó sus afanes “nacionales”, puso en evidencia su fracaso “pedagógico”, cuando permitió a los dominicanos hacer público su aprecio, compasión y amistad hacia los haitianos.

Estos señores que simpatizan con la criminal ley de Arizona, con las expulsiones de gitanos por Sarkozy o con los campos de concentración del gobierno español, se atrevieron el 15 de enero, tres días después de la tragedia, a proponer que los nacionales haitianos fuesen repatriados tan pronto sanasen de las heridas.

Ahora vuelven a la carga animados por la ofensiva de sus pares del Partido Popular Europeo, del Front National y de los republicanos norteamericanos.

En lugar de respaldar las diligencias del gobierno dominicano y de unirse al vivo deseo del pueblo dominicano de que las ayudas prometidas finalmente lleguen –sólo un diez por ciento ha llegado- propagan la falsa idea de que el empeño de nuestro gobierno daña a la República Dominicana.

Ignoran deliberadamente que la verdadera amenaza a la República Dominicana no son los haitianos residentes en nuestro país, sino que Haití no logre prosperar ni provea bienestar a sus ciudadanos.

Es un articulo de Roberto Rodríguez-Marchena

Ustedes que opinan representa una amenaza la invasion pacifica de los Haitianos hacia Republica Dominicana?

Via PerspectivaCiudadana.com