Mientras hablaba con unos amigos argentinos, me estaba contando que el dueño de la casa que le renta, le dijo lo siguiente:

Le envie una carta al Obispo de por donde vivo para ver los procesos siguientes para que lo desbautizen.

Me estoy imaginando tal historia, y como habra reaccionado el Obispo al leer las razones, supongo que fue por ateismo o falta de fe, junto con un poco de humor y cinismo argentino. 😆

“APOSTASÍA”, lo cual es la negación, renuncia o abjuración a la fe en una religión.

Hoy en día, la apostasía se reclama como derecho a constar como apóstata, o al menos a eliminar todo registro de pertenencia a un determinado grupo de creyentes y dejar de ser contado, a los efectos pertinentes, como miembro del grupo, sobre todo en aquellos casos en que la adscripción se produjo sin contar con la opinión del sujeto. Algunas personas lo realizan como rechazo a la Iglesia, su doctrina o su política, o como paso congruente con su ateísmo personal o con su cambio de denominación religiosa.

El Código de Derecho Canónico establece en el canon 393 que el Obispo diocesano representa a la diócesis en todos los negocios jurídicos de la misma. Es por ello que es el Obispo el que tiene competencia para aceptar la inscripción de la apostasía de un bautizado.

Los curas y los casados recibieron el sacramento de adultos, libres y responsables, y con la aureola dorada de un fervor que no iba a tener fin. Los curas, con el visto bueno y con todos los sellos oficiales de la jerarquía, dejan su estado de “sacerdote para siempre” y empiezan de cero una vida nueva.

Los niños, bautizados en la fe de los padres y de la comunidad, sin más contacto con la Iglesia que el de un rito puntual, de mayores rechazan una herencia nunca asumida, un bautismo nunca consumado y piden una simple nota marginal.

Fuente(s):

Te puede interesar:

Por mi lado no sabia que el sacramento del bautismo puede ser eliminado. Ustedes que opinan?