Pero con que alegría volvió Mario Sepulveda. Llegó saludando a todo el mundo y hasta no reconoció al Presidente de la emoción jajaja Ah! y trajo piedras del fondo de la mina para regalar  UN IDOLO !

Via keetu