“Eyeballing” es la última moda entre los jóvenes ingleses y norteamericanos. La bebida les entra por los ojos, y no es una metáfora.

Consiste en derramar un poco de Vodka sobre los ojos, ayudando así (o eso dicen los que lo han practicado) a que el alcohol entre más rápidamente en el cuerpo. Cuando una persona bebe, las sustancias que ingiere tardan unos minutos en digerirse y efectuar ese “subidón” que tanto se busca. Con esta nueva práctica los efectos son inmediatos. Lo que no es tan inmediato es el daño que se le está haciendo al ojo sobre el que se echa el Vodka.

Los médicos advierten que esta peligrosa moda puede deteriorar el ojo y la vista de forma irreversible hasta derivar en una ceguera definitiva.

Mas Info Via ildefonsogomez.es