Vista del puente Duarte de Santo Domingo, en momentos que los constitucionalistas trataban de impedir la entra de las milicias del CEFA (Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas) provenientes de la Base Aérea de San Isidro.

El pasado 24 de Abril, el pueblo dominicano conmemoro  un año mas de aquella guerra civico/patriótica. Civil por la lucha entre hermanos dominicanos y patriótica, por nuestra lucha contra la invasión que llevó a cabo los Estados Unidos, al desembarcar en nuestras playas el día 28 de Abril, mancillando una vez mas nuestra tierra.

Desembarco de las tropas norteamericanas.

La revolución e intervención del abril de 1965 constituye uno de los hechos más relevantes, sino es el primero en la historia de la República Dominicana en los últimos 50 años por las implicaciones que ha tenido en el orden económico, social, político e ideológico.

La importancia de esta revuelta no radica solo en el enfrentamiento de dos sectores nacionales, ni en la segunda intervención militar norteamericana, sino en la conciencia creada en la juventud de la época de que no importa la fuerza, sino la razón y los ideales.

Los constitucionalistas, llamados “Los Rebeldes”, buscaban volver a la constitucionalidad, arrebatada al pueblo luego del golpe de estado perpetrado contra el gobierno de Juan Bosch, quien solo gobernó nueve meses, siendo derrocado por sectores fácticos del país, teniendo la iglesia católica un papel  protagónico.; las fuerzas armadas, políticos y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de estados Unidos.
El Sr. Jacobo Rincón (conocido como Senén) enfrentando a un soldado norteamericano que quizo obligarlo a recoger basura de la calle. Cuando fue captado en repulsión hacia la orden del soldado, son imágenes que han circulado por todo el mundo. Ver la Historia De La Foto.
Haber derramado tanta sangre entre hermanos, para tener lo que tenemos, es una calamidad. De todas formas, tenemos que colegir que la Revolución de Abril sirvió para hacerle ver al mundo que el dominicano tiene el valor y el coraje suficiente, para defender su suelo contra cualquier potencia extranjera, no importa su poderío militar. ¡Honor a esos valientes que ofrendaron sus vidas en pro de nuestra país.

No se puede escribir sobre Abril del 1965, sin mencionar a los líderes de esa rebelión armada: Rafael Fernández Dominguez (éste fue la bujía inspiradora de la gesta), Francisco Alberto Caamaño Deñó, jefe militar del movimiento, teniendo a su lado a: el coronel Montes Arache, andre Rivieri, ilio capozzi, Lora Fernández, entre  decenas de valiosos dominicanos.
La consigna más popular en labios de los constitucionalistas era “Go Home Yankees”
La Guerra de Abril puso en movimiento otro tipo de democracia y de libertad; una forma nueva de relación entre los seres humanos; una forma de auto-gobernarse en medio del combate desigual y de las grandes adversidades y penurias que imponen los ejércitos invasores; porque aquel gran acontecimiento evidenció que los máximos valores del espíritu son atributos y están presentes en los pueblos, y que por dormidos que parezcan estos valores en los momentos de reflujo y desesperanza, estos vuelven a aflorar al calor de las luchas libertarias y con las acciones, cuando el pueblo ejerce su protagonismo.
Tras la derrota de la insurrección, Caamaño pronunció una de sus frases más célebres: “No pudimos vencer, pero tampoco pudimos ser vencidos. La verdad auspiciada por nuestra causa fue la mayor fuerza y el mayor aliento para resistir. ¡Y resistimos! Ese es nuestro triunfo porque sin la tenaz resistencia que opusimos, hoy no pudiéramos ufanarnos de los objetivos logrados”.
Fuente:
Fotos: