Alguna vez te has sentido atraido por un objeto? de ser asi entonces padeces de Objetofilia o el amor hacia los objetos. Como bien sabemos vivimos en una  ociedad  que cambia constantemente y que tiene que  adaptarse a los avances de la naturaleza y de la tecnología.

La objetofilia es una forma de sexualidad, en la que las persona se enamoran de objetos. Completamente diferente del fetichismo, puesto que el objeto en sí es la pareja sexual deseada y en él se concentran todas sus fantasías y emociones sexuales.

En realidad son personas que tienen relaciones normales de amistad con otros seres humanos, pero sus corazones lo conquistan tan sólo los objetos.

La objetofilia no es algo nuevo, los casos se remontan al menos a finales de los 70, la más famosa y conocida: Eija-Riitta Berliner-Mauer, la mujer casada con el muro de Berlín en 1979, se enamoró de él la primera vez que lo vio en la tele, lo que le atrae del muro es que es un objeto que fue creado con “un propósito” que todos los hombres detestan, podemos decir que no es una fuente de amor muy enriquecedora que digamos.

Algunos ejemplos que se han dado en el tiempo:

  • Edward Smith,  ha practicado sexo con unos 1.000 coches, aunque su experiencia más intensa fue con un helicóptero.
  • Karl Watkins, electricista, fue a prisión en 1993 por mantener relaciones sexuales con aceras.
  • Robert Stewart, sorprendido en un hotel practicando sexo con su bicicleta (fecha desconocida).
  • Hill Rifka, estudiante de 35 años de edad y en relaciones con un iBook, sin embargo reconoce que ha “flirteado a menudo con más de un dulce laptop en eBay y sentido un verdadero deseo”.
  • Joachim A., actualmente tiene como amante a una locomotora a vapor, lo excitan los mecanismos de funcionamiento interno de las cosas.

En realidad no se considera una patologia ya que los objetofílicos no le hacen daño a nadie. No abusan de otros ni los traumatizan, segun el Doctor Volkmar Sigusch, dijo que la objetofilia es parte de una tendencia moderna a la asexualidad: “Cada vez más y más gente declara abiertamente su imposibilidad de llevar una relación íntima con otra persona. Las ciudades tienen cada vez más sus ejércitos de solitarios, solteros, sodomitas culturales, perversos y adictos al sexo”.

Nuestra mente es capaz de construir pensamientos tan variados, con una infinidad pensamientos que aun desconocemos hacia donde llegaremos…

Woman who loves The Berlin Wall…

Me inspire en el Programa de Tabu de NatGeo.

Via: