– ¿Te he hablado de la tensión de los opuestos? – me pregunta.

– ¿La tensión de los opuestos?

La Vida es una serie de tirones hacia atrás y hacia delante. Quieres hacer una cosa pero estás obligado a hacer otra diferente. Algo te hace daño, pero tú sabes que no debería hacértelo. Das por supuestas ciertas cosas, aunque sabes que no deberías dar nada por supuesto. Es una tensión de opuestos, como una goma elástica estirada. Y la mayoría de nosotros vive en un punto intermedio.

– Algo parecido a un combate de lucha libre –le digo.

– Un combate de lucha libre –dice, riéndose-. Sí: la Vida podría describirse así.

– ¿Qué bando gana, entonces? – le pregunto.

– ¿Que qué bando gana?

Me sonríe, con sus ojos llenos de arrugas, con sus dientes torcidos.

– Gana el Amor. El Amor gana siempre.

Extracto del Libro Martes con mi viejo profesor del autor Mitch Albom. (Me voy a comprar el libro!)

Via  planocreativo.wordpress.com y franciscoalcaide.com