El cuadro en cuestión fue un boom en materia de decoración hogareña 20 ó 30 años atrás. Nadie sabe cómo llegó a a dominicana, lo que sí sabemos es que estaba mas pegado que Toño Rosario y su Kulikitaka.
La niña de las figuritas es parte de las tradiciones Costarricenses, se llama “La Nigüenta” y se utiliza para atraer suerte al hogar.

El Dominicano es experto en todo y lo que no sabe se lo inventa, el cuadro no tenia nombre y nosotros, prácticos en todo lo que hacemos, rápidamente le buscamos uno al cuadro, pasando a llamarse: “Niña sacándose espina del pie” (yo dije que practicos, nunca dije que originales) o a veces: “La Espina”, (cuanto alarde de originalidad). Aunque en realidad la niña no está sacándose ninguna espina, sino Niguas, una especie de pulga, que si la encuentras en la casa te traera suerte.
En Costa Rica se usa el cuadro como forma de atraer la suerte y no correr riesgos el año que entra, de manera que no falte el trabajo, la salud y la comida.
Por otro lado la gente dice que, no se esta sacando ninguna espina sino es que ella se dio cuenta de que solo tiene cuadro dedos y se lo esta contando.
Otros dicen que su nombre es Martita, y si repites su nombre tres veces seguidas puedes hacer un conjuro, hay quién dice que realmente no es una pintura, sino que simplemente es una fotografía y que fué tomada en Cali ( Colombia ) concretamente en el barrio de Salomia, a una niña llamada Justina, (quién dijo eso dice que lo sabe porque la niñita era su tia). Lo cierto es que la verdadera historia de ese cuadro nadie la sabe, aunque unos dicen que es dominicana. Via mipueblogonzalo.com

Mas Info:  museocostarica.go.cr

Gracias a  Carolina Rodríguez Tolentino por la nota!

Que levante la mano aquella dominicana que en su infancia le hicieron creer que la del cuadro era ella?