Dos cuentos que les hara reflexionar, para toda la vida:

Un joven preguntó a su maestro el significado de un cartel muy provocador que había en la clase que decía: ¡Ni los médicos curan ni los maestros enseñan!

Este le respondió: “Unos y otros pueden indicar donde están las puertas para que a través de ellas el enfermo inicie su propia curación o el alumno conecte con su deseo de aprender. Pero ningún médico puede curar a alguien que no quiere curarse, y tampoco se puede enseñar a quien no desea aprender. A esto debes añadir que se comete un abuso cuando obligamos a recibir algo que nunca nos pidieron”

¡Nadie puede cometer mis errores! ¡Nadie puede vivir la vida por mí!… Fue la propuesta del joven para otro cartel que debería acompañar al primero.

****


-¿Qué queréis ser de mayores?, les preguntó un abuelo a sus nietos mientras jugaban en el jardín.

-Quiero ser doctor, para curar de manera infalible a todos los enfermos del mundo- dijo uno.

-Y yo maestro-dijo el otro- para que todos los niños aprendan lo que yo les diga.

-Hijitos queridos- les dijo con cariño el anciano- algún día entenderéis que sólo se cura el que tiene voluntad de sanar y sólo aprende el que pone voluntad para similar conocimientos. El ser humano no es como esta tierra donde crecen las flores, ella no decide si empaparse o no del agua de regadío. La labor de un médico y de un maestro florece, si el enfermo o el alumno se predisponen a absorber lo que de estos profesionales reciben.

-Pues ahora queremos ser jardineros, abuelo- respondieron jocosos los niños.

****

“Al decir de algunos maestros, ni los médicos curan ni los maestros enseñan, solo ejercen de pulidos espejos a través de los que puede reaccionar la voluntad del enfermo para curarse o del discípulo para aprender. En otras palabras, ningún médico puede curar a alguien que no quiere curarse, a lo sumo se puede aliviar el dolor momentáneamente. Es inútil intentar enseñar a quien no quiere aprender. Nadie puede andar por nosotros. El médico o el maestro en el mejor de los casos, es aquel que abre puertas para que el enfermo o el discípulo pueda aprender a curarse o a expandir su conciencia a través de ellas.”

Espero que estos cuentos les haga tomar las cosas con mas predisposicion y de que tenemos que vivir la vida con motivacion y ganas de vivir!

Tomado de elparaisoestaenelfondodetucorazon.wordpress.com y planocreativo.wordpress.com