Sakineh Mohammadi Ashtian, la mujer iraní condenada por adulterio, podría ser colgada en la horca a pesar de que el año pasado las autoridades iraníes decidieron suspender la lapidación a la que fue condenada por adulterio debido a la presión de la comunidad internacional.

Su caso se ha dado a conocer por la acción de organizaciones de defensa de los derechos humanos. Tanto su abogado, que ha sido exiliado en Noruega, como las organizaciones de derechos humanos consideran que su confesión fue forzada. Amnistía Internacional ha iniciado una campaña para evitar su ejecución.

La ley islámica vigente en Irán desde la revolución de 1979 señala que el adulterio puede ser castigado con la muerte por lapidación pero la horca es reservada para crímenes como asesinato, violación, tráfico de drogas o robo armado.

Via publico.es

Previamente en el Blog:  Ashtiani a A Ser Ejecutada