Son dos noticias de los dos gobiernos del mundo árabe Egipto y Arabia Saudita, que por fin cedieron derechos a las mujeres de sus respectivos países estos derechos justificadamente ganados y merecidos que abonan al respeto de su dignidad en dichas naciones de Oriente.

En primer lugar, en Egipto una corte ordenó a las autoridades militares dejar de aplicar “exámenes de virginidad” a las mujeres detenidas por determinada razón (particularmente practicados durante las protestas de marzo del 2011). La medida causó sorpresa porque proviene de un tribunal civil, cuyos miembros aseguraron que este tipo de exámenes son “una violación a los derechos de las mujeres y una agresión contra su dignidad”.

Por otra parte, en Arabia Saudita se anunció que las mujeres podrán votar en las elecciones municipales de 2015 sin necesidad de que un hombre apruebe su conducta. Y si bien esto parece un logro menor —tomando en cuenta que en el país del rey Abdullah nadie del género femenino puede viajar, trabajar, estudiar en el extranjero, divorciarse o ser admitida en un hospital público sin el permiso de un guardián masculino— quizá la aprobación marque la pauta para futuras conquistas que se alcancen paulatinamente.

El respeto de los derechos más elementales que merece cualquier persona, sin importar que sea hombre o mujer.

Via PijamaSurfCon información de The Huffington Post.