Pero por favor, este señor debería buscar otras cosas de qué hablar. El modelo de familia tal como lo quiere enseñar y perpetuar la iglesia católica ha dejado de ser el único existente y que las familias se compongan de un padre, una madre e hijos no implica ni nunca ha implicado que sea una familia funcional o que sea un ambiente ideal para el sano desarrollo de los hijos.

Ya tenemos de todo: madres solteras y padres solteros criando hijos sanos, educados y que hacen bien a la sociedad, familias de dos padres o dos madres haciendo lo mismo. Igual siempre han habido también familias supuestamente “correctas”, el modelo santo y que dios manda, que no cumplen para nada su propósito de amar a sus hijos y proveer un ambiente suficientemente sano y equilibrado.

Esto es lo importante, no si son un padre, una madre, dos padres, dos madres, tres padres, dos madres y un padre…. lo importante es el cuidado, el amor, educación, provisión. Todo lo demás son variaciones.

No quieran pretender que como seres humanos nos vamos a quedar en un solo modelo social sin cambiar, sin evolucionar, sin variaciones, esa nunca ha sido nuestra naturaleza ni es la forma en que se maneja la naturaleza misma. Todo cambia, todo evoluciona.

Así como muchas parejas de heterosexuales no pueden tener hijos e igual tienen el derecho a amarse y casarse (aunque no pueda tener biológicamente hijos por alguna razón), así mismo una pareja homosexual no pierde sus derechos porque no pueda procrear entre ellos. Recalcando, que ser homosexual no hace estéril a nadie.

No sigan metiendo el absolutismo, fundamentalismo y rigidez mental en la cabeza de la gente, que van de la mano con la discriminación, intolerancia y odio.

Gracias a Davide Sanatelli y a Gustavo Dion, quienes compartieron su opinión del post por facebook.

Via huffingtonpost.com