Leyendo un poco en la red, me topé con un escrito de nuestro amigo José Antonio Rodríguez, muy interesante y reflexivo a propósito del inicio de año 2012.  Tómate unos breves minutos y reflexiona:

 Un dia como hoy la gente se promete: dejar de beber, adelgazar, hacer ejercicios, aprender a bailar, ser mas sociable, dejar de preocuparse, tomar por fin una decisión postergada por años, terminar una enemistad, regresar a la iglesia, ser mejor estudiante, ser mas cariñosa o cariñoso, regresar al pueblo…una larga plana de promesas que, si no se logran, nos sumerge en la depresión, en sentirnos menos, en pensar que no somos lo suficientemente capaz de hacer lo que nos prometemos,…un día como hoy los invito a hacer la mas posible de las promesas, la promesa que nos hará mas libres y menos comprometidos con lo establecido,…hoy quiero invitarlos a buscar el espejo y en el sus ojos y mirándose fijamente como se miran los ojos de la amada o el amado, en ese lugar donde solo estas tu contigo, levanta la mano derecha y jura:

“Prometo firmemente que en este nuevo año cumpliré, por encima de todas las vicisitudes, con la única promesa que me llevará a lograr todas mis metas,…prometo solemnemente nunca mas prometerme nada para así disfrutar de todas aquellas cosas que sin prometerme iré logrando gracias a mi capacidad e inteligencia,…prometo que la única promesa para ser feliz será no tener promesas que me aten al futuro y al tiempo… que el nuevo día me sorprenda con la promesa cumplida rodeada de logros y metas que nunca soñé ni programé,..prometo no prometer..”

Foto de eulaliamarina.blogspot.com