Es la impresionante historia de una mujer que adelantó el parto para que su marido, Mark Aulger, de 52 años víctima de un cáncer de colon diagnosticado en abril de 2011 y durante todo el año fue tratado con quimioterapia, logró conocer a su hija antes de morir. El hombre pudo sostener a su bebé durante 45 minutos quien lloró al verla, días después entró en coma y murió.

Via  america.infobae.com