La foto fue tomada en Hamburgo en 1936, durante los festejos por el lanzamiento de un buque de la marina alemán. En medio de la multitud, una persona se niega a levantar su brazo para dar el saludo Nazi. El hombre fue August Landmesser. Quien ya había estado en problemas con las autoridades, habiendo sido condenado a dos años de trabajos forzados por casarse con una mujer judía Irma Eckler, con ella tuvo dos hijas y fue por ello que lo metieron en la cárcel por “deshonrar a la raza”. De Irma, se cree que fue detenida por la Gestapo y metida en la prisión de Hamburgo y sus hijas (Ingrid e Irene) separadas.  Una vez que Landmesser salió de prisión en 1941 fue enviado a la guerra, aunque pronto se le declaró como desaparecido en combate y se le dio por muerto

Por pura casualidad, uno de sus hijos reconoció a su padre en esta foto cuando fue publicado en un periódico alemán en 1991.

La imagen fue publicada en el blog Senrimonchi quien ha dado la vuelta al mundo…

Mas Info: El Mundo