Llevamos una vida super ocupada y el uso limitado de nuestro tiempo es una excusa para posponer las cosas y evitar hacer las cosas, pero a menudo alegamos que no tenemos tiempo siendo una mentira.

Cuando muchos dicen “no tengo tiempo” realmente quieren decir: NO es una prioridad. ¿De verdad no tienes tiempo para ir al médico? ¿De verdad no tienes tiempo para jugar béisbol con tu hijo? ¿De verdad no tienes tiempo para aprender un segundo idioma?

Nuestro lenguaje  utiliza a menudo para dar una respuesta cortés cuando la verdad puede ser difícil de escuchar. A veces incluso nos sometemos a un lenguaje más cortés y terminan en situaciones como ésta. Como usas tu tiempo es muy importante. Es un recurso limitado y no se debe desperdiciar. No se arriesgue a poner a un mal uso al no ser honesto con uno mismo y los demás acerca de sus prioridades en la vida. Cambia la forma de hablar y  si es posible sólo descubre lo que es más importante.

Haz ejercicios como: “no te voy a ayudar a editar tu currículum porque no es una prioridad”, y compáralo con “no iré al doctor, porque mi salud no es una prioridad”. Si al enunciar algo como ésta última frase sientes que algo anda mal, haz logrado un punto para ti en este “juego del uso del tiempo”.

¿Estás tan ocupado como crees? Via lifehacker.com , Are You As Busy As You Think? | Wall Street Journal via Swissmiss