La Cueva de los Gusanos Fluorescentes o Glowworm Cave en Waitomo, Nueva Zelanda es famosa por una cosa. Cada año, miles de viajeros vienen aquí para ver las luciérnagas que recubren los techos de las cuevas cercanas. Las luciérnagas emiten un brillo fosforescente que brilla en los techos de las cuevas como una noche estrellada.

Lo interesante de las luciérnagas es que en realidad no son luciérnagas. Son larvas de mosca. Y lo que brilla? Bueno, esa es su basura y mocos. El brillo de las larvas  funciona para atraer a sus presas a sus hilos, haciéndole creer a la presa creen que están al aire libre, simulando a una noche estrellada, cuando en realidad están dentro de la cueva. Las larvas con mas hambre brillan  mas  que las que han comido.

Fotos y videos en el salto:


Video de la cueva:

Hay un par de maneras para ver las luciérnagas. Una es en un viaje de tres horas en tubos, o un  viaje de cinco horas que incluye rapel y escalada, o, si se quiere que sea fácil, en un barco.

Que les parece?