El 2 de abril del 2012 se conmemora los 30 años de la gesta de Malvinas y todo lo que uno pueda hacer por los héroes siempre  se ha considerado que es poco comparado con los que estuvieron ofreciendo sus propias vidas en defensa de de la soberanía nacional.

Aquellos acontecimientos bélicos que pusieron a las Malvinas sobre los ojos del mundo y principalmente del pueblo argentino dejaron una marca todavía visible sobre la sociedad argentina, la de la población de las islas y en menor medida de la inglesa, por ser estas las principales protagonistas.

Nadie olvida. No se puede olvidar una guerra. Ni siquiera para aquellos que no la vivieron, que no habían nacido en aquellos años. La herida que deja una guerra en un pueblo no sana jamás.

Que podemos recordar de esta guerra, a pesar de las muertes que dejo, los desaparecidos, también hubieron hechos importantes:

  • La guerra de Malvinas duró dos meses y le costó la vida a 649 argentinos y a 255 ingleses.
  • El conflicto bélico de 74 días por la posesión de las Malvinas, terminó el 14 de junio de 1982 con la rendición argentina, por entonces gobernada por una dictadura militar que se lanzó a la guerra cuando su régimen comenzaba a resquebrajarse.
  • El 2 de mayo de 1982, durante la Guerra de las Malvinas, el crucero ARA General Belgrano de la Armada Argentina fue atacado y hundido fuera de la zona de exclusión delimitada unilateralmente por la corona británica. El episodio dejó un total de 323 bajas en una tripulación conformada por 1093 hombres.
  • La Operación Rosario que llevaron a cabo las fuerzas de desembarco argentinas, comandadas por el Contraalmirante Carlos Busser desalojaron a los royal marines en una operación incruenta, es decir sin producir bajas en el enemigo Malvinas…
  • Los intereses que tenía la Marina Inglesa, en justificar los misiles Trident adquiridos en 1979 durante la gestión de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, por lo que la ministra, no dudó ni un minuto en movilizar a la Royal Navy para recuperar las Islas Falkland y enseguida dejó claro que no habría negociación ni diálogo hasta que se produjera la retirada efectiva de las fuerzas de ocupación.

El cabo Jacinto Eliseo Batista, de los comandos anfibios argentinos, conduce a un grupo de prisioneros de los Royal Marines, tras la rendición británica en las Malvinas, el 2 de abril de 1982. Via Revista Gente / Wikipedia

  • La rendición fue dolorosa, cuenta el coronel Leandro Luis Villegas cuenta que “El 14 de junio nos llegó la orden de cese al fuego y empezamos a destruir armamento. Fue muy doloroso para todos, después del desgaste que habíamos tenido, saber que teníamos que parar y entregar nuestras armas, que la ocupación había finalizado. Estábamos muy abatidos”.
  • Perdido el apoyo popular, los militares convocaron elecciones para diciembre de 1983, que pusieron fin a la dictadura militar con la victoria del candidato radical, Raúl Alfonsín. Galtieri fue procesado en el juicio realizado a la Junta Militar por crímenes contra los derechos humanos.
  • La guerra no se perdió en 1982, sino en un escritorio en 1989, bajo la firma de Menem y de Cavallo regalando a Gran Bretaña todo lo que ellos pretendía, en el Acuerdo de Madrid, y es ahí donde finaliza el conflicto, y en donde realmente los argentinos perdemos toda dignidad.
  • El interés de los ingleses por el petroleo de la zona donde se encuentran 31 empresas inglesas que explotan recursos naturales como petróleo y financieros.

Testimonios entre los muchos que hay:

Horacio Szermanl fue soldado y llegó a la isla el 22 de abril con “un deseo de besar esa tierra tan querida por todos los argentinos”. Durante una misión se ofreció de voluntario para llevar un repuesto a la zona donde se sucedían los combates, junto con otro compañero y un sargento primero. “Nos trasladaron en un helicóptero, había bombardeos continuos, el cielo se iluminaba, se hacía la noche de día. Estábamos en pleno fuego. Había un oficial que se encargaba de indicarnos a donde disparar, y el sargento primero estaba al pie del cañón. En los momentos de combate, el suboficial no dio ni un paso atrás y ante ese ejemplo del oficial que estaba arriesgando su vida, los soldados seguimos adelante”. El hombre recuerda que “se tiraron cerca de 2.000 municiones con solo tres cañones en treinta horas de combate.

Cuenta Marcelo Vallejos, quien combatió en Malvinas como soldado. “Malvinas fue una causa justa. Más allá de que algunos militares la tomaron para seguir en el poder. La soberanía de Malvinas no se discute”.

Conclusiones

Argentina sigue reclamando la soberanía de las islas, respaldada por toda América Latina y apoyada en las resoluciones de las Naciones Unidas que demandan una negociación.

Ningún pueblo olvida una guerra, ningún padre olvida a su hijo muerto, mutilado o devastado por los malos recuerdos. Pero tampoco se debe olvidar a quienes no han tenido códigos, a quienes la gente no les ha importado, a quienes usaron a nuestros chicos, como quien juega con soldaditos de los que ya, por suerte, casi ningún niño usa.

No conviene olvidar, un pueblo que olvida está más expuesto a que le sucedan las mismas cosas. Para que no vuelva a suceder y para honrar la memoria de quienes se jugaron y muy en serio por este pueblo argentino, no olvidemos, no los olvidemos.

Hoy y siempre, tengamos en nuestro corazón un recuerdo orgulloso y respetuoso por quienes entregaron su vida en todos los sentidos posibles.

20 Preguntas y Respuestas Claves Sobre el conflicto Bélico de Malvinas

Via

No dudes en dejar un comentario! sería de mucha ayuda!