La Semana Santa conocida por muchos como la semana mayor, un tiempo de total recogimiento espiritual a todos los niveles, también donde la gente aprovecha la época para hacer una especie de purificación personal, yendo a retiros espirituales, orando en grupos, escuchando estudios bíblicos, misas, sermones y realizando actividades caritativas en su vecindad. Muchas personas no sólo ayunan, sino que se inhiben de hablar o practicaban el mutismo por algunas horas retirándose a lugares apartados para estar consigo mismos, como práctica de reflexión y hasta de constricción estos son momentos de intensas celebraciones de carácter espiritual para diferentes creencias.

A continuación una serie de tradiciones de los dominicanos para estos días:

  • No comer carne durante todos los viernes de la cuaresma, los 40 días anteriores a la Pasión y Muerte de Jesucristo.
  • No hablar durante el viernes santo
    Si te bañas en un rio puedes transformarte en pez
  • Si haces el amor (fornicas) el viernes santo, puedes quedar “pegado”.

Tradiciones Culturales de los pueblos:

  • Se destaca la celebración de las Cachúas, que son mayormente conocidas como Cachúas de Cabral aunque también las hay en otros lugares de Barahona, conocidos como el “carnaval cimarrón”
  • Las Máscaras del Diablo, en la comunidad de Matayaya y otros puntos rurales de la provincia de Elías Piña, en el oeste dominicano.
  • Las famosas fiestas de Gagá, una tradición afro descendiente que empieza desde el jueves en la noche en distintas comunidades del país, sobre todo en los bateyes.
  • El ritual de Los Negros, en Guerra, en la que los enmascarados salen a la calle para “reprender a los niños que no se portaron bien durante el año”.

En cuanto al arte culinario:

  • La comida del Viernes Santo consistente en arroz blanco y guandules guisados.
  • No se puede olvidar la tarde del jueves o del Viernes Santo sin unas ricas habichuelas con dulce. También frecuente un delicioso locrio de arenque o sardinas.
  • Estos platos y dulces se preparan en grandes cantidades en grandes cantidades para brindar los vecinos.

Pero más allá de todo esto, vivir la semana Santa es acompañar a Jesús desde la entrada a Jerusalén hasta la resurrección, reflexionar sobre la vida que llevamos y proponerse cambiar.

Lo que si hay que destacar es que: El pueblo disfruta, el comerciante hace su agosto y el religioso conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

Mas info:
http://www.elnacional.com.do/que-pasa/2009/4/3/12170/Semana-Santa-religiosidad-y-tradicion
http://www.acento.com.do/index.php/news/2253/56/Semana-santa-tradicion-popular-con-influencias-africanas-y-espanolas.html
http://mundiaccion.blogspot.com/2010/04/tradiciones-dominicanas-de-mis.html