Se trata del cortejo fúnebre de Domingo Gerardo Hernández quien falleció a los 102 años y su ultimo deseo fue que su ataúd fuera remolcado en la carretera por bueyes, agradeciendo al campo quien le dio el sustento para su familia, trabajó arando la tierra con bueyes toda su vida. Procreó con su esposa 16 hijos, de los cuales 13 continúan con vida, 31 nietos, 38 biznietos y un tataranieto.

Un buen ejemplo de los valores humanos que debemos preservar en nuestra querida patria. Tengamos amor al trabajo, y el tiempo nos brindará frutos dignos.

Indudablemente una foto muy curiosa y fuera de lo común.

Vía: ElCaribe.com.do

Previamente: Cortejo Fúnebre Dominicano