La historia de la dominicana Isabel Sierra, comenta su historia en una entrevista hecha al País, quien llego a España hace 17 años y ahora tiene que regresar a su país, que durante muchos años enviaba 400 euros al mes a su familia pero que dada las circunstancias por la que esta pasando España no continuo enviando dinero, y es que ahora gracias a la crisis española paga un alquiler de 200 euros, y sin contar el agua, y el gas. Su trabajo consistía en cuidar de ancianos un trabajo muy gratificante ganando 1,500 al mes, el inconveniente fue su edad al tener 45 años se le empezaron a cerrar las puertas. Soñó con comprarse una casa pero ahora regresa a su casa natal sin haber cumplido su cometido. Lo primero que se compro al llegar fue el perfume que le costo 8,000 pesetas.

“Para estar mal aquí, estoy mal en mi casa. Voy a volver con menos de lo que tenía. Más vieja, y con menos posibilidades. He dejado aquí los mejores años de mi vida” Isabel Sierra.

La realidad es que toda emigración es la historia de un sacrificio. Muchos dominicanos abandonamos nuestras raíces en busca de mejores oportunidades, el gran sueño de ayudar a su familia para que tengan una mejor gracias a la remesas, y en muchos casos regresamos a nuestro país natal cuando no logramos con nuestro cometido.