La tendencia después de la opera prima de Angel Muñiz: “Nueva Yol”, que fue aparte de una de las pioneras en nuestro país, también una de las películas más exitosas en nuestro pequeño mercado.

El patrón fue tratar de emular el éxito de la anterior y seguir llevando comedias de la TV a la pantalla grande. El resultado aunque a algunas les ha ido bien ha sido desastroso.

Por otro lado se han hecho intentos por el lado del terror que han sido verdaderas comedias, como fue el caso de “Andrea” y últimamente de la casa del Km 12 donde la audiencia en su mayoría salio indignada por la baja calidad del filme a todos los niveles.

Siendo prácticos, no contamos con un presupuesto gigantesco como en Hollywood para hacer espectaculares películas de acción… al menos no por el momento. O películas de terror con efectos especiales de última generación como estamos acostumbrados los cinéfilos o las nuevas generaciones. ¿Entonces que necesitamos?…

Necesitamos buenas historias. Historia de trasfondo humano y que reflejen nuestra realidad. Se requiere ir especializando a las nuevas generaciones de actuación para cine que difiere de la de Teatro. Si hacemos recuento podemos ver como se ha destacado el cine Español gracias a Almodóvar quien se ha llevado varias veces el Oscar para su país y ha sido con el género del drama.

Lo mismo con México y Brasil. La audiencia esta saturada de ir al cine a gastar su dinero en un a bazofia cinematográfica solo para apoyar el argumento cada vez mas gastado de “Hay que apoyar el cine Dominicano” Hay que apoyar las buenas historias, las buenas actuaciones, las buenas realizaciones.

Pero si continuamos por el camino que insisten en trillar los que manejan la industria cinematográfica llegara un momento en que sencillamente no tendrán argumentos para motivar a la gente a ir a gastar sus chelitos –Por ejemplo- En una porquería como Andrea o como La Casa del Km 5.

Creo que los Dramas son el camino, buenas historias, originales pero que reflejen la realidad de esta sociedad en que vivimos y como tal podamos exportar a otros mercados para que la conozcan. Todavía hay esperanza de que el cine Dominicano no solo surja, sino que crezca y florezca.

Ya veremos…