Debo confesarles que a los 15 minutos de estar en el cine ya estaba desesperado que se acabara Lotoman 2, el filme es una secuencia de eventos que se suceden rápidamente, sin mas objetivo que conseguir la risa fácil, el problema es que los recursos que usa para este fin ya están muy vistos.

  • Lo primero que uno se pregunta es que diablos hace  el personaje de Fernando Carrillo en esta historia,  se percibe como un “pegote” que no tiene razón de ser y que no aporta absolutamente nada a la trama.
  • Lo segundo es el branding que descaradamente vemos cada 5 segundos en la película, especialmente “Orange” que sale hasta en la sopa y no sutilmente no, sino de una manera grosera y que ofende al espectador. Hay maneras sutiles de hacerlo, pero este no fue el caso.
  • Lo tercero es la gran cantidad de clichés que tiene esta película es inmensa, desde una pobre parodia de “Home Alone” hasta el caso de las citas a ciegas en secuencia. Si piensan en un cliche, lo mas probable es que lo vean en esta película.

La historia:

Al principio del Filme hacen un recuento de la Lotoman 1 para tratar de ponernos en situación, luego se suceden una series de eventos totalmente predecibles.

El personaje de Raymond Pozo se siente solo, al ver que su hermano tiene una familia y el no, todos comienzan a buscarle una novia y ya sabemos lo que esto acarrea, una serie de citas a ciegas buscando el amor, lo otro es un secuestro del personaje de la hija de Miguel céspedes y lo que supone el clímax de la película es una enfermedad mortal de uno de los personajes principales.

Pero entre situación y situación se suceden una especie de intermedios de “shows” de Miguel Céspedes y Raymond Pozo que le resta efectividad a las situaciones planteadas y hace que nos confundamos y pensemos que estamos viendo uno de sus shows de T.V.

Un guión flojo, a veces incoherentes entre las transiciones y sin más pretensiones que la risa fácil. Esta película no aporta absolutamente nada nuevo ni supone una mejora para el cine Dominicano.

Lotoman 2 se puede resumir en esto:  a pesar del “pimpeo” es larga, cansona y mas de lo mismo, pero ahora con menos gracia.