Aunque la noticia es un poco vieja, no deja de sorprenderme:

Un programa hecho por el Gobierno brasileño, donde se recorta la condena cuatro días (donde solo podrán leer 12 libros con un máximo de 48 días al año) por cada libro leído los reclusos de cuatro cárceles federales en las que permanecen algunos de los presos más notorios de Brasil.

Los presos tendrán hasta cuatro semanas para leer cada libro y escribir un ensayo en el que deben “hacer un uso correcto de los párrafos, estar libre de correcciones y que utilicen los márgenes y una escritura legible”.

También otro programa para la reducción de penas se ejecuta exclusivamente en el estado de Minas Gerais y consiste en que cada preso tiene la posibilidad de reducir un día de su condena por cada tres que pedalee en una bicicleta fija conectada a un sistema de almacenamiento de electricidad que carga baterías.

Mas info: theglobeandmail.comhuffingtonpost.es

Foto de  odonelorza.com