No es nada que tenga que ver con el fin del mundo.

Mientras el investigador y recién graduado Jeff Bowman junto con su equipo de biología de la Universidad de Washington, se encontraba al bordo de la embarcación, de vuelta desde el Polo Norte, la temperatura había bajado al extremo y empezaba el amanecer, se percataron de unas pequeñas flores, que crecen en el mar helado.

En realidad no son flores si no se trata de pequeñas esculturas de hielo que crecen en medio del mar y el aire, al tomar las fotos Jeff el clima era muy frio y seco, incluso mas frío que la superficie del océano. Estas pequeñas “flores” se forman cuando los trozos de hielo se vaporizan, gracias a la humedad de la zona. El frío hace que el vapor de agua sea pesada, por lo que el aire al querer liberar el exceso de peso, vuelve a convertirse en hielo, creando zarcillos delicados y suaves que llegan a veces dos, tres pulgadas de alto, algo parecido a copos de nieve gigantes. El mar, literalmente, flores.

Una de las cosas de la naturaleza que no deja de impresionarme!

Via Npr.org