Un grupo de naturalistas han encontrado en las selvas del Perú una nueva especie de araña, con tan sólo unos 5 mm de longitud  es capaz de construir una versión gigante de ella misma, a partir de restos de hojas, escombros e insectos muertos, el fin es una forma de señuelo para engañar a depredadores como avispas y evitar sus ataques.

Se cree que sea del género Cylosa estas se caracterizan por colocar desechos en sus redes para atraer a sus presas o para confundir a sus depredadores, pero estas trampas se parecen más a gotas, esferas o sacos de huevos.

Via Abc.es