Partido REBÚlucionario Dominicano, entre otras ocurrencias son las que han circulado en las redes sociales y el servicio BBM hoy domingo, paradójicamente un día después de que nuestro país celebrara el natalicio del responsable de que este país sea libre y soberano de cualquier dominación extranjera.

Es un tema que muchos políticos han querido tildar de complicado, pero yo lo resumo en algo muy sencillo lo que estamos viendo en este circo político al que nos tienen acostumbrados en este país, LOS EXTREMOS SON DAÑINOS.

Para muestra de lo que les digo tenemos dos ejemplos claves, uno es el PRD en donde en buen dominicano “cada quien tira para su lado” sin importar el daño político que se hacen no solo las figuras que intervienen en estos acontecimientos como el que vimos esta mañana, sino también el daño que le hacen al Partido como tal, pues parecen olvidar que el llamado voto duro, que ojalá el partido ponga un saco de papas como candidato la persona SIEMPRE votará por otra organización, es cada vez menor. Es una realidad que en un país donde el partido mas fuerte de los últimos 20 años del siglo pasado pasó a contar con menos de un 5% y donde los dos partidos mas fuertes de los últimos 20 años han visto en el mismo período como el pueblo que en un certamen electoral otorga mas de un 40% a su unidad política bien puede en el próximo certamen otorgar menos del 25%, dejando bien claro que el voto duro ya pasó a ser una utopía.

Ya citamos en el PRD el ejemplo del extremo A, donde vivir las pasiones de esa forma no hace bien a ningún miembro del partido ni a la organización como tal, pero el otro extremo también puede ser contraproducente. Por otro lado tenemos al PLD, hermano menor del PRD (Para los que les duele reconocerlo, tiren páginas para la izquierda que el PRD no lo fundó Peña Gómez), en donde siempre se han caracterizado por una gran disciplina en sus filas, logrando mostrarse como un equipo cohesionado, donde no existen deseos de protagonismo por ninguno de sus miembros, sino que cada uno de estos lucha por los ideales del partido por encima de sus propios intereses. No estoy hablando vacuencias, es lo que el PLD ha querido proyectar fuera del partido, y puede que haya un porcentaje bien grande de los dominicanos que se trague ese cuento.

Sin embargo, se ha visto evidenciado en, por ejemplo, aquella frase lapidaria de Danilo Medina al decir que “Le ganó el estado” cuando perdió un proceso interno en el pasado, refiriéndose a la victoria del presidente de su propio partido, el Sr. Fernández, así como el distanciamiento de mas de 4 años que se produjo entre ambas figuras importantes del peledeismo. También solo basta ver como voces que no van de acuerdo con muchos sometimientos hechos por el Ejecutivo al senado, como por ejemplo la legisladora Minou Tavárez Mirabal, no son muy sonoras o solo hacen sentir su negativa votando en contra en el congreso, pues no pueden expresar abiertamente que van en contra a las líneas trazadas por su partido.

Sin lugar a dudas, un partido donde haya tanta libertad de expresar sus ideas que se vaya en contra del propio partido como el PRD es tan dañino como un partido donde tener ideas discordantes de las del comité central es mal visto por algunos dentro del mismo partido es también igual de dañino.

Y saben que es lo peor de todo, que lo que sucedió hoy no va a importar, pues el PRD tiene dos cosas a su favor con el pueblo dominicano, y es que nuestro pueblo es un pueblo “Amnésico y Hambriento”, en 6 meses estos disturbios no se recordarán, y si para la campaña electoral estos disturbios le hacen roncha, con dinero y comida el pueblo olvida. Es cuanto.

Agradezco a @JhonatanLiriano quien sin conocerle ni seguirle en twitter me inspiró a escribir este artículo