Monólogo del comediante Fausto Mata en su intervención en los Premios Soberano, quien también gano en el renglón comediante del año.