“Lástima que no lo pude grabar completo”

La semana pasada por alguna razón me quede sin auto y tuve que tomar taxis toda la semana la cual conocí a muchos taxistas y muchos de ellos me contaron su historia de vida, otros solamente hacían cuentos, otros me hablaban de la situación actual en República Dominicana pensé en en grabar un video pero por cosas del destino y justo en el momento en que empece a grabar se frizo el celular imposibilitando seguir grabando.

La historia es la siguiente:

La noche del martes decidí llamar a la compañía para que me mandaran un taxi de esos que siempre no les funciona el radio para la música, era un señor de edad mayor rondaba los 55 años no me dio su nombre pero si me contó la historia que me motivo a escribir este post, todo empezó “muy random” contándome sobre los robos y de que no aguantaría que un ladrón le quitara algo mas bien o lo mataba a el o el lo mataba, mientras llevaba a un cliente se percató de dos motores que se pusieron en la puerta del auto para llevarle el celular pero el evadió el hecho sacandándoles un cuchillo, al mismo tiempo me contó que su infancia no fue fácil era un tipo bien rebelde y que se fajaba a los puños con una persona mucho mayor que ella, su infancia fue en uno de los barrios mas peligrosos en ese entonces por las zonas del Mercado Nuevo, pero como dice la frase es mejor “No hacer las cosas sin pensar para luego arrepentirte”, si el se hubiera llevado de sus impulsos tal vez no estuviera contándomela.

Dobló en la avenida Churchill esquina Charles Summer, fue cuando la historia se puso interesante me contó de su vida personal y de los 26 años de su matrimonio, se enamoró desde su infancia de la madre de sus 5 hijos la cual se decía y se comentaba por los predios que no era nada fácil, pero el nunca le hacía caso a lo que le comentaban sus amigos ya que me contó que le habían echado “una brujería” lo cual lo mantuvo santo y bobo durante todo ese tiempo mientras ella andaba de discoteca en discoteca de colmado en colmadon haciendo y deshaciendo. Básicamente el se había casado con una “bruja” y tardó todo ese tiempo para darse cuenta de que ella estaba enamorada de otra persona.

Llegando casi a mi destino me seguía contando de que una tarde mientras lavaba el auto sintió que una fuerza externa lo sacudió entrandólo en razón (o al parecer se había roto el hechizo) entonces ahí fue cuando  no aguanto en decir las palabras de “Quiero el divorcio, no aguanto más!”, ella accedió pero con el tiempo le seguía echando brujerías para que se ahorcara o tuviera un accidente, lo cual evito a toda costa.

Créalo o no…