¡Nadie puede cometer mis errores, Nadie puede vivir la vida por mí!

Dos cuentos que les hara reflexionar, para toda la vida:

Un joven preguntó a su maestro el significado de un cartel muy provocador que había en la clase que decía: ¡Ni los médicos curan ni los maestros enseñan!

Este le respondió: “Unos y otros pueden indicar donde están las puertas para que a través de ellas el enfermo inicie su propia curación o el alumno conecte con su deseo de aprender. Pero ningún médico puede curar a alguien que no quiere curarse, y tampoco se puede enseñar a quien no desea aprender. A esto debes añadir que se comete un abuso cuando obligamos a recibir algo que nunca nos pidieron”

¡Nadie puede cometer mis errores! ¡Nadie puede vivir la vida por mí!… Fue la propuesta del joven para otro cartel que debería acompañar al primero.

****

Continue reading “¡Nadie puede cometer mis errores, Nadie puede vivir la vida por mí!”