Me avergüenzo de ser Dominicano

Me niego a creer que es la  idiosincrasia dominicana la que nos impide progresar. Y no me refiero a esa clase de  progreso que acuña el milagro dominicano por la mañana y por la tarde destruye lo que hace de esta tierra algo especial: su esencia y espíritu, sus personas y sus hermosos paisajes.

Hablo del progreso que hace a los pueblos mejorar no solo económicamente, sino en lo social y lo humano. ¿Tan ciegos estamos que no vemos el camino? Acaso no son otros los que han hecho lo difícil, son ellos los que descubrieron como hacerlo, como se puede llegar a donde el hombre puede ser libre e igual a sus semejantes. ¿Ni siquiera podemos encontrar el camino ya transitado? Continue reading “Me avergüenzo de ser Dominicano”